Prioridad número uno: el apego

(extracto de la excelente Guía sobre pautas de Crianza ¿”Mucho, poquito o nada”?)

UNICEF Uruguay. Autora: Dra Natalia Trenchi.

El crecimiento sano del recién nacido se apoya en el establecimiento del vínculo de apego seguro, confiable y estable con los adultos más cercanos que lo cuidan.

– Es un vínculo que se hace fuerte cuando el bebé encuentra que lo cuidan y protegen con cariño, que lo entienden y que siempre que necesita a sus cuidadores, ellos están ahí.

– El apego es primordial para su desarrollo sano, y los buenos resultados seguirán en pie de por vida.

– Algunos padres y sus hijos se enamoran a primera vista. El objetivo es transformar ese enamoramiento en un verdadero vínculo estable y saludable.

– A otros les lleva más tiempo encontrarse realmente, pero el trabajo para lograrlo tendrá su recompensa.

– Como toda relación, requiere para florecer la participación de ambos integrantes, el bebé y el adulto; también requiere tiempo para fortalecerse.

– No se logra solo atendiendo sus necesidades físicas. Es imprescindible atender también sus necesidades emocionales.

Apego: Es el lazo afectivo fuerte, perdurable y recíproco que une al niño con las personas significativas en su vida. Por ejemplo, el afecto profundo de la mamá por su bebé y de este por ella. No hay apego sin correspondencia afectiva.

Para establecer un buen vínculo no solo tenemos que amar al bebé, sino también empezar a entenderlo.

Su majestad el recién nacido es una persona sensible

– Todos los bebés son diferentes; todos somos únicos.

– Fijan la mirada a 30 cm, aproximadamente, y las caras les fascinan.

– No solo escuchan, sino que también reconocen voces.

– Pronto aprenden a reconocer hasta el olor de la madre.

– Ya vienen cargados con muchos reflejos que les son muy útiles: de succión, de prensión, de parpadeo.

 

El cachorro humano es 100% dependiente. En las primeras etapas de su vida, los adultos debemos satisfacer todas sus necesidades.

 

http://www.unicef.org/uruguay/spanish/Guia_crianza_capitulo_01_web.pdf

 

“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby, creador de “la Teoría del apego”).