La transpiración del recién nacido: a qué se debe y cómo evitarlo

Observar a nuestro bebé abrigado y calentito nos reconforta y nos parece lo ideal. Sin embargo, en reiteradas ocasiones cuando lo alzamos podemos llegar a sentir su nuquita o espalda transpirada, o por ejemplo cuando lo cambiamos, percibimos sus pies o manos con sudor. ¿Tendrá fiebre?, enseguida pensamos, aunque su frente no este caliente ni su carita demuestren malestar.

APRENDER A REGULAR

Según la pediatra Lucila Fernie, al igual que los adultos, los bebes transpiran cuando su cuerpo comienza a perder calor. “Al aumentar la temperatura corporal se genera una dilatación de los vasos sanguíneos superficiales, y esto facilita el mecanismo de transpiración” explica la médica, quien comenta que esto les ocurre con mayor frecuencia que a nosotros, porque todavía no son capaces de regular correctamente su temperatura corporal. “Y cuanto más pequeño el niño, menos capacidad de regularla. Por eso siempre se le recomienda a los padres que si un recién nacido impresiona tener fiebre, primero se le quite la ropa y se tome su temperatura y luego de media hora, se le vuelva a controlar la temperatura, ya que podría estar sobreabrigado”, agrega.

EN EXCESO

Si. Esa es la clave. “Al no sobreabrigarlo va a transpirar lo normal. Todos tenemos sudoración normal, en algunos se nota más y en otros menos. El problema no es transpirar, sino el exceso de calor corporal que hace que el bebé transpire en forma exagerada y pierda de esta forma líquido que su cuerpo necesita y que lo puede llevar a la deshidratación” explica la médica.

 Dice que para bajar la temperatura lo ideal es:

. Consultarle de antemano al pediatra de TU bebé y de esa forma estar prevenidos de qué hacer según indicaciones específicas del profesional que lo controla.

. Y si te toma desprevenida se recomienda:

. Sacarle la ropa

. Bañarlo con agua fresca o mojarle la cabecita.

. Cambiarle la ropa si está sudada.

. Ofrecerle pecho más seguido si amamanta para prevenir la deshidratación.

. No ofrecer agua ni medicación al bebé, sin previa consulta a su pediatra.

. Contactar al pediatra de tu bebé.

LAS ZONAS DEL CUERPO CON MAYOR SUPERFICIE CORPORAL TIENEN A PERDER MAS TEMPERATURA, POR ESO EN LOS BEBES, GRAN PARTE DE LA TRANSPIRACION SE DA EN LA ZONA DE LA CABEZA.

HABITUALMENTE EL SUDOR DEL BEBE NO TIENE OLOR FUERTE O DESAGRADABLE. DE SER ASI, CONSULTALO CON TU PEDIATRA DE CABECERA.

MEJOR PREVENIR…

Existen varias maneras de que el bebé llegue a levantar su temperatura. La pediatra recomienda:

. Se muy cuidadosa con la temperatura del ambiente en el que está el bebé. Si es muy alta, le generará aumento de la temperatura corporal y por ende va a transpirar.

. No lo expongas de forma directa al sol, a NINGUNA hora.

. No estén en lugares muy encerrados como puede ser un auto, con altas temperaturas, es ideal antes de ingresar abrir todas las ventanillas para dejar circular el aire y que la temperatura del vehículo descienda. Verifica que no se exponga al sol directo en su ubicación en el vehículo.

La profesional cuenta que a partir de los 2 ó 3 meses puede ser que el bebé comienza a regular la temperatura, cada bebé es diferente, no es un tiempo exacto. Un mecanismo que madura hacia los 18 a 20 meses de vida”.

VESTIMENTA ADECUADA

La Dra. Fernie recomienda:

PARA EL DIA: Una buena regla para controlar su sudor, es ponerle solo una prenda mas que cualquier adulto, siempre y cuando no haga calor. En ese caso se lo debe mantener desabrigado ya que el bebé va a sentir el mismo calor que sentimos nosotros.

PARA LA NOCHE: Para dormir recomienda ponerle al bebé la ropa necesaria para estar abrigado, sin tomar en cuenta la manta, ya que los bebés se mueven y destapan, por lo que corren riesgo de enfriarse.

“Lo que hay que tener en cuenta es que el bebé no tiene la capacidad de sacarse la ropa por si solo y su forma de expresar que tiene calor es a través de la irritabilidad y llanto”. Concluye la médica.

PARA QUE EL BEBÉ NO TRANSPIRE, ES CONVENIENTE VESTIRLO CON PRENDAS DE ALGODÓN EN CONTACTO CON LA PIEL Y EVITAR LAS TELAS SINTÉTICAS, YA QUE TIENDEN A NO ABSORBER LA TRANSPIRACION.

Nota publicada por Paula Germino en la Revista Para Ti Mamá No. 57 Octubre 2014. Asesoró Dra. Lucila Fernie, pediatra jefa de Servicio de Pediatra del Hospital Británico. M.N. 87.929.