Camino a la guardería…

Los padres podemos acompañar en el proceso de inicio a la guardería y que el bebé vaya contento.

• En casa o en el camino a la guardería, podemos intentar explicar a nuestro hijo aspectos positivos acerca de actividades que hará y que le pueden resultar atractivas (jugar, pintar, aprender…) o sobre los aspectos sociales (conocer otros niños, hacer nuevos amigos, etc.).

• Un rato antes del momento de la separación, aunque el niño aún no hable, explicarle que se quedará y que luego lo irás a buscar. La tranquilidad que le transmitas en la explicación será clave.

• Nunca hay que olvidar despedirse del pequeño. Es una tentación marcharse “a hurtadillas” cuando está distraído, pero el niño podría vivirlo como un abandono. Lo importante es que el niño entienda que separación no quiere decir adiós.

• El niño puede llevar a la guardería el chupete o el biberón que utiliza en casa: estos objetos funcionan como “elementos de transición”. El pequeño los relaciona con su casa y con su entorno, lo cual le hace sentirse seguro.

• Durante los primeros días, puede que el niño llore o se disguste. Esta situación no debe debilitar la decisión tomada, aunque hay que entender al pequeño y concederle tiempo. Cada niño tiene sus ritmos propios y personales.

• Es importante observar el humor del pequeño cuando se le va a recoger. Un niño puede llorar cuando la madre se marcha y, sin embargo, salir muy contento a la salida porque se sintió bien. Lo contrario sería bueno prestar atención si no hay expliación de la maestra e incluso conversarlo con ella.

http://www.mibebeyyo.com/bebes/salud-bienestar/cuidados/guarderia-consejos-vaya-contento-727